Slava’s Snow Show – una lección para la vida

La voz del teatro nos avisa que falta poco para que el viaje empiece. ¿Cuál viaje? Si estamos aquí para ver una obra de teatro. Mutatis mutandis, cada espectáculo es o tendría que ser un descubrimiento, al que llegas caminando, desde luego. Pero lo que nos revelan Slava Polunin y su equipo ya traspasa lo imaginable.

Un grupo de payasos se dedican a hacer trampas a otro clown solitario. Acaban marchando, dejándole en paz. Después dos viven la entrañable experiencia de naufragar y tener que nadar entre tiburones. Luego es hora de coger las maletas, subir al tren y decir adiós para siempre. O no. Porque en el mundo de los clowns siempre es posible volver y reemplazar una lagrima con la sonrisa. Que sentimientos mas profundos y que matices nos devuelven los “pobres” clowns de Polunin..

slavas-snow-show

La nieve, elemento clave del Show

Efectivamente, todos estamos viajando. Desde el principio hasta el final nos acompaña el murmullo de las ruedas de tren. Paramos primero en las sonrisas que nos llenan de vida, después en las tristezas que nos desequilibran internamente y en las travesuras que nos mantienen alertas. La fuerza del show de Slava Polunin es que nos recuerda la identidad del ser humano: homo ludens, que tenemos todavía la inocencia que nos hace inquietos y abiertos al desconocido.

Slava muestra todas las facetas del clown y le devuelve la dignidad, la del personaje que no solamente se ríe sin razón alguna, sino la máscara que puede padecer y te puede hacer sufrir hasta que sientas el dolor físico en tu cuerpo. Es un inagotable abanico de sentimientos y poderes que esta al alcance de cualquiera, siempre y cuando estés atento y te dejes llevar al mismo tiempo.

snowshow5

Foto Veronique Vial

El espectáculo de los rusos era cada momento hic et nunc. Nada de prefabricado, nada de convenciones. ¿El secreto? Estar allí tu también. Sufrir como un perro bajo la lluvia cuando Slava se despide en la estación, dejarte hechizar por la hada que reparte purpurina desde su columpio o cantar, aun sin sabiendo las palabras, la versátil historia de los clowns. Lloras, ríes, te espantas y disfrutas. Al final, te das cuenta que no tienes mas de 5 años, que estás saltando para enganchar las pelotas gigantes de la sala y que la nieve del suelo se convierte en tus puños en el elemento creativo que te lleva donde jamás habías soñado estar.

En medio de un tormenta de luz, nieve y acuerdos de O, Fortuna (Carmina Burana), viajamos en un abrir y cerrar de ojos en el universo que acaban de crear. Un nuevo comienzo, en un mundo tan cercano y a la vez tan lejano por las barreras que nosotros mismos nos hemos impuesto. La obra se acaba y nadie quiere marchar. Estamos atrapados en la magia de Slava Polunin, cosiendo el otro hilo de la vida, a través de purpurina, globos de luz, pelotas, telarañas y nieve. E la nave va…

snowshow

Foto Veronique Vial - final de la obra: O, Fortuna, luz y tormenta de nieve

Slava Polunin rompe con las normas, nos sacude todo el ser de estereotipos, nos agrede la mirada con los impactantes efectos visuales de su espectáculo y solamente nos pide a cambio sinceridad y presencia. Es un ejercicio brutal y al mismo tiempo tan delicado, que llega a ser una lección para toda una vida.

Advertisements

3 thoughts on “Slava’s Snow Show – una lección para la vida

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s